Silla con forma de sonido

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

silla forma de sonido
Uno de los muebles más básicos del hogar es la silla. Sin embargo, pocos podríamos introducir en nuestros hogares modelos tan curiosos como la silla suspendida por globos o la silla angular de madera natural, ya sea por espacio como por una cuestión de estética.

Otro diseño que nos costaría ubicar en casa pero que nos ha llamado tremendamente la atención es Sound Chair, una silla que tiene forma de sonido. ¡Sí! ¡Sí! ¡Tal y como lo estás leyendo! ¿Quieres más detalles sobre esta original pieza? ¡Pues muy atento a lo que te contamos a continuación.

Inspirada en el sonido

Sound Chair (Silla Sonido) es una original silla creada por Matthew Plummer Fernández que está inspirada, tal y como indica su nombre, en las ondas sonoras y, aunque sea difícil de creer, lo cierto es que tiene la forma de la reproducción tridimensional del sonido real. Así, el volumen está representado en la altura del mueble, mientras que la profundidad representa la frecuencia y el ancho el tiempo.

silla forma de sonido1

Más de 700 sonidos analizados

Para llegar a crear esta curiosa silla, Matthew Plummer Fernández probó y analizó más de 700 sonidos hasta encontrar el que consideró más adecuado para reproducir la forma de silla. Para su fabricación utilizó el corte de precisión en espuma de polietileno. Lo único malo de este mueble, además de que es demasiado extravagante para colocarlo en una decoración más o menos normal, es que su precio asciende a los 7.280 dólares. Demasiado para nuestros bolsillos, ¿no crees?

Mathew Plummer Fernández

Mathew Plummer Fernández, que estudió Diseño Gráfico e Ingeniería Mecánica en el Kings College London, siempre aborda el arte a través de la tecnología emergente, buscando eliminar las fronteras entre lo real y lo digital. En 2009 ganó el premio de IDFX a la Joven Promesa del Año y ha sido comisionado por Arts Co, It’s Nice That para Nike y Designersblock para Selfridges. Su trabajo se caracteriza por el uso de objetos cotidianos y algoritmos, además del constante uso de impresoras 3D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *