Sofá-saco de dormir


Lo normal en muchos salones, en esto estaremos todos de acuerdo, es tener un sofá-cama. Las viviendas actuales suelen ser más bien reducidas, y no hay espacio para un cuarto de invitados; así que mediante estos prácticos muebles solucionamos dos problemas de un solo carpetazo. Pero como siempre, los diseñadores de mobiliario se han vuelto a plantear una serie de aspectos relacionados con este tipo de muebles… Y de este modo, la creativa austriaca Stephanie Hornig ha desarrollado un divertido sofá que es todo un homenaje a los nómadas y los amantes de la vida al aire libre.

Su nombre es Daybed y en lugar de un sofá-cama, es un sofá-saco de dormir. ¿Qué os parece la idea?

Abrir el saco… Y hasta mañana


El sofá Daybed pertenece a la colección CAMP, y es una estupenda alternativa a los grandes sofás. Apenas ocupa espacio gracias a su ligera estructura, y además para hacer la cama no es necesario andar sacando sábanas y mantas. Basta con abrir el saco y meterse dentro; eso sí, antes hay que bajar el respaldo para convertir el sofá en una cómoda plataforma. Aunque más que un sofá, Daybed casi podría calificarse como “saco con patas”… El marco es ligero pero al mismo tiempo resistente, para evitar que las bisagras terminen rompiéndose con el uso.

Una colección para amantes del cámping


Como podéis ver en las fotos, quitar la funda del sofá para lavarla no puede ser más sencillo. Tan solo va sujeta a la estructura mediante cintas. La funda es acolchada y lleva la clásica cremallera de saco de dormir, y en la zona del respaldo cuenta con bolsillos espaciosos en los que guardar revistas y otros enseres. Daybed se presenta en una atractiva combinación de colores, verde y azul con ribetes naranja, y es al mismo tiempo un mueble original y práctico. La serie CAMP de Stephanie Hornig cuenta con otros diseños, como por ejemplo la lámpara que aparece en la primera imagen de este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *