Silla Yumi, una flor de madera y acero


Esta primavera, las flores mandan en decoración. Aunque lo más habitual es que su presencia se limite a estampados en los textiles o motivos dibujados, también ofrecen sus sensuales formas al diseño de mobiliario. De hecho, en RevistaMuebles publicamos hace unos días un post sobre muebles modernos inspirados en flores, y en el artículo de hoy os muestro otro diseño que se merece sin duda un post para él solito.

Su nombre es silla Yumi y su belleza queda palpable en estas fotografías. Este diseño es un auténtico prodigio de equilibrio y buen uso del material, un artículo de lujo destinado a los interiores más exclusivos.

Una forma orgánica y natural


La silla Yumi es un diseño de la creativa Laura Kishimoto, residente en Providence (Estados Unidos). Vista desde el lateral, da la sensación de estar inspirada en las formas orgánicas de una caracola, o algún otro animal de las profundidades marinas; tal vez una anémona o un coral… Es cuando la miramos de frente cuando tenemos la perspectiva que nos evoca las formas de las flores, especialmente de lirios o tulipanes. Creada con listones de madera elegantemente curvados y trenzados, esta silla muestra cómo un diseño sencillo puede ser tan atractivo como el más complejo de los muebles.

El mueble surgió poco a poco

La diseñadora Laura Kishimoto comentaba que la silla Yumi es el resultado de una exploración constante sobre la creación de formas, a través de una combinación de las decisiones del diseñador y la propia voluntad del material. Una definición llena de belleza, que responde sin duda al concepto logrado: la madera parece haberse doblegado solo en parte a adoptar las ideas de su manipuladora, pero siempre mostrando su necesidad de expansión a través de la curvatura.

Kishimoto determinó la forma definitiva de la silla mediante la sucesiva construcción de curvas, como si fuese el nacimiento de una forma orgánica. “Insertando los bordes entre los listones, pude manipular la curvatura de la madera sin tener que someterme a restricciones generadas por mordazas y moldes”. El resultado, a la vista está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *