Mesa Lack tuneada con chapas y resina


Muchas veces no somos conscientes de que estamos rodeados de artículos a coste cero, que bien reciclados pueden servir para dar nueva vida a los muebles y la decoración. En muchos artículos de Revista Muebles hemos visto preciosos objetos reciclados, de estilo industrial o vintage, que se han convertido en ansiados elementos y en consecuencia, a veces alcanzan precios desorbitados.

¿Por qué pagar tanto, si podemos hacer nosotros mismos nuestros muebles industrial-chic? Fijaos, por ejemplo, en esta mesa: se trata de la clásica mesita Lack de Ikea (a la izquierda, en tres de sus tonos) que se ha “tuneado” con las humildes chapas metálicas que cierran los botellines de toda la vida. Un trabajo fácil y muy original.

¡A coleccionar chapas!

Lo primero que hay que hacer para tunear la mesita Lack (o cualquier otra mesa que quieras renovar) es proteger los bordes con cinta de carrocero, para evitar que la resina de poliéster que vamos a utilizar para la encimera chorree por encima. También tendréis que disponer de muchas chapas de colores distintos: así que tenéis la opción de hacer muchas fiestas, pedirles a amigos y familiares que os las guarden o haceros amigos del dueño del bar más cercano. Las chapas se pegan sobre la encimera con pegamento de cianocrilato (el Superglue de toda la vida); basta con dos gotitas por chapa, ya que después la resina se encargará de fijarlas bien.

Resina de dos componentes


Las chapas se pueden colocar de forma aleatoria, pero la verdad es que no está de mas establecer un diseño más o menos regular. Una vez pegadas hay que rodear la mesa con cinta metálica de la que se usa para conductos de aire acondicionado (se puede encontrar en ferreterías y centros de bricolaje). Y ahora viene lo más complicado: mezclar la resina de poliéster transparente, que viene en dos productos, en la proporción que indique el envase, y verterla con cuidado. La resina se nivela por sí sola, pero no está de más “ayudarle” a entrar por las rendijas entre chapas con un palito o similar. Debe secarse durante unas 8 horas, y después ya se puede quitar la cinta y retirar los restos que hayan quedado pegados con un cúter. ¡Mesa conseguida!

4 comentarios

  1. ¡Me alegro de que te guste! Y si el trabajo te parece muy complicado por el tema de la resina, siempre puedes tomarlo como inspiración para, por ejemplo, forrar la mesa con un mantel de vinilo. Tienen estampados preciosos y muy originales, y se pegan bien con cola de contacto.
    ¿Alguien tiene alguna sugerencia más?

  2. Hola, mi gran duda es como quedan los bordes una vez que has quitado la cintas de alrededor? Hay fotos?
    Quedará irregular el borde…
    Por otro lado al hacer uso normal de la mesa y poner cosas encima con el tiempo dejará marcas y rayaduras, si?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *