Hamacas de colgar, cómodas y bonitas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las hamacas para colgar son elementos funcionales y decorativos que se utilizan desde el principio de los tiempos. Seguramente, colgar una piel de manera que sirviera como catre y que alejase el cuerpo del frío o la humedad del suelo fue uno de los primeros actos que realizaron los hombres primitivos… Las hamacas tienen mil y una ventajas: son baratas, cómodas, ligeras y transportables.

Aunque estamos acostumbrados a verlas en jardines y porches, las hamacas también se pueden colocar en las casas. Por ejemplo, junto a un ventanal en el salón, entre las plantas de interior, pueden quedar muy decorativas y además ofrecen espacio extra para la siesta cuando hay overbooking en el sofá.

Por ejemplo, esta preciosa hamaca con borlas de color crudo es todo un clásico, que puede quedar perfecto en cualquier salón, terraza o porche. Realizada con fibras naturales y de confección artesanal, lleva dos barras de madera (una a cada lado) que sirven para ampliar el espacio y hacerla mucho más cómoda. El detalle de los bordes, adornados con una malla entretejida de la cual cuelgan borlas, la convierte en un elemento lleno de romanticismo bucólico y campestre. La podéis encontrar en Idyll Home.


El modelo Dyning es muy conocido por todos los amantes de la decoración. Es una hamaca que se puede encontrar en las tiendas de Ikea y que se caracteriza por su línea moderna. El accesorio de metal en forma de semicírculo contribuye a dar forma a la tela para que la hamaca sea más cómoda. Sin embargo, con este modelo hay que tener cuidado, ya que si intentamos sentarnos en la hamaca para luego subir las piernas lo más probable es que nos demos la vuelta… Y terminemos en el suelo. Un consejo personal: sentaos y subid solo una pierna. Tumbaos, subid la otra… Y a descansar.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *