Una mesa con “contenedores”


El post de hoy es una mezcla entre diseño y bricolaje. La mesa que os muestro en las fotos es un artículo de diseño; eso sí, de diseño reciclado. Es una obra de Marjorie Poulin, una creadora que se dedica a recuperar muebles sacados de contenedores o rastros y convertirlos en auténticos objetos de deseo.

La diseñadora se limita a coger los muebles y darles una pequeña vuelta de tuerca, alterando no solo su aspecto original sino también su funcionalidad. Así que lo que os propongo es que os inspiréis en su idea, y si tenéis alguna mesa con la que ya no sabíais qué hacer, la convirtáis en un mueble tan bonito como el ideado por ella.

Encimera brillante


La idea no puede ser más sencilla. El mueble original era la típica mesa extensible de comedor, sin ninguna gracia en especial. A Marjorie Poulin le bastó con pintar las tablas de la encimera de negro (dejando la tabla central, que se añade cuando hay que ampliar la superficie) en acabado brillo y colocar varios botes de cristal también reciclados en los agujeros practicados en ella, para crear un mueble muy original y práctico. A mí me recuerda a la mesa con botellero incorporad de la que hablábamos en un post de hace tiempo: igualmente práctica y original, pero con una línea más moderna.

Botes para cubiertos, lápices…


En este caso los pequeños contenedores de cristal se han utilizado para colocar los cubiertos que luego emplearán los comensales, pero también pueden servir para meter lápices y bolígrafos (si la mesa se utiliza como escritorio), o para poner flores y así animar la comida. Para obtener el acabado negro tendréis que aplicar varias manos de esmalte sintético brillante con un rodillo de esmaltar. Por su parte, los botes son envases reciclados de conservas, y para colocarlos en su sitio tendréis que pegarlos con adhesivo de dos componentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *