Mesa con botellero: hazla tú mismo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Este precioso proyecto es perfecto para una gran mesa de exterior, pero también puede servir para la encimera de la mesa de comedor. Para hacerlo, se partió de las patas de una mesa de terraza con encimera de cristal que tuvo un “accidente” y terminó con el vidrio astillado en mil pedazos. Lo que parecía una catástrofe terminó siendo una suerte, ya que la nueva mesa es mucho más bonita y personal.

Dos son los detalles que marcan la diferencia: el botellero-cubitera que se le ha añadido a la mesa, y los bordes “rústicos” que la hacen completamente personal. ¿Quieres saber cómo hacer una encimera como ésta? Pues sigue leyendo…

En primer lugar hay que buscar unas tablas de madera maciza lo suficientemente gruesas (mínimo 15 mm de grosor). En este caso se emplearon tres: dos más anchas para los laterales y una más estrecha para el centro. Las tablas se unieron entre sí con dos travesaños de madera, atornillados por debajo. Una vez montada la encimera, el hueco para el botellero se recortó con una sierra de calar.


El cubo tiene forma oval y es de zinc; puedes encontrar uno similar en las ferreterías, o emplear un cubo de zinc de los que se suelen usar para macetero. Sí es importante que le hagas unos agujeritos debajo para drenar el agua que deja el hielo; coloca en la cubitera una bolsa de plástico negra cuando se esté usando, sin que se vean los bordes, para recoger el agua. Los bordes de zinc se desdoblaron para luego poder ocultar el corte de la madera, y el botellero se sujetó insertando unos tornillos en la parte interior.


El borde “rústico” se consiguió pasando una lijadora de banda por los bordes, con una banda de lija gruesa. Esta máquina desbasta la madera con intensidad, algo que en este caso nos viene de maravilla. Una vez terminada, la encimera se fijó a las patas con pletinas de metal y tornillos. La parte más larga del proyecto es barnizar la madera con barniz marino color nogal o roble: lleva cuatro manos, y entre cada mano se pulió el acabado con lanilla de acero nº 0000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *