Una librería… ¡De cajas!


El mueble del que os voy a hablar en este artículo no puede ser, de verdad, más sencillo. Es una idea que probablemente a todos se nos habrá ocurrido alguna vez, pero hasta el momento y por increíble que parezca, no había aparecido algo así en el mercado. Su nombre es BrickBox y más que un mueble, es un sistema modular para formar estructuras de almacenaje: estanterías, librerías…

El sistema se basa en dos volúmenes básicos: una caja grande y otra pequeña. Y listo. Basta con hacernos con unos cuantos módulos y empezar a colocarlos para formar un mueble que se monta en un pispás y que puede solucionarnos un problema de toda la vida: ése que empieza con la pregunta “¿dónde puedo guardar todo esto?”

Como una pared de ladrillo


Las cajas apilables que forman los muebles se venden desmontadas y en paquetes planos. Las grandes sirven para formar la estructura, y las pequeñas, para igualar los extremos. Los módulos se colocan al tresbolillo; es decir, como si de una pared de ladrillo se tratase. Luego, los huecos laterales se “rellenan” con módulos pequeños… ¡Y listo! Ya tenemos una librería sin tener que coger el destornillador ni una sola vez.

Montar y desmontar: sencillísimo

BrickBox es un diseño patentado por Antxon Salvador (diseñador industrial) y Roger Zanni (ilustrador y diseñador gráfico). Los módulos se fabrican en Barcelona y se pueden comprar desde toda Europa a través de la página web de la empresa. Más sencillo, imposible. Y atención, porque este sistema tiene una gran ventaja: cuando nos vayamos a mudar, no hará falta meter las cosas en cajas porque precisamente ya están dentro de ellas… Los módulos son de madera contrachapada de abedul de 12 mm con acabado laminado en blanco, y miden 54 x 27 x 36 cm (grandes) y 27 x 27 x 36 cm (pequeñas). Aunque el vídeo sobre estas líneas está en inglés, se ve perfectamente cómo se monta el sistema.¡No os lo perdáis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *