Mesa para niños con decoración en zigzag


Los niños crecen muy rápido y, antes de que te des cuenta, tu bebé (que ya no es tan bebé) querrá comer solito. O hacer sus primeros dibujos. O jugar con sus juguetes. Y, para hacerlo, necesitará muebles a su altura. Hoy quiero proponerte una idea para que le decores tú mismo una mesita con sus sillas. Podrá usarla en la cocina, en el cuarto de juegos o en su habitación.

Además de hacerte con una mesa preciosa que decorará los espacios infantiles por sí misma, la idea te servirá para reciclar muebles viejos, algo práctico y muy satisfactorio porque podrás hacerlo con tus propias manos.

Muebles a su altura


Si tienes una mesa infantil de las que se usaban en los colegios, aquellas de formica y hierro, que ha quedado relegada al olvido, ahora puedes darle un nuevo uso. Su aspecto retro se revalorizará hoy y, para dejarla como nueva, sólo necesitará una mano de pintura y un poco de imaginación. Aquí tienes una idea para decorarla con un atractivo diseño en zigzag.

Para ponerlo en práctica necesitarás solamente pintura de colores, una brocha y un barniz incoloro para terminar. Conviene que elijas colores alegres, que combinen con los de tu cocina o con los de la habitación donde quieras ponerla. Un trabajo sencillo de realizar y con una resultado increíble.

Con un poco de pintura


Comienza por desmontar la mesa y las sillas para poder pintar más cómodamente cada pieza. Pinta de blanco la estructura de hierro de la mesa y las sillas. Después pinta los respaldos y asientos del color que prefieras. Deja secar las piezas antes de volver a montarlas.


En el tablero de la mesa es donde tendrás que poner toda tu creatividad. Comienza con uno de los colores elegidos, pintando con la brocha una línea en zigzag de trazo grueso. Antes de que se seque la pintura, ve dando golpes con la brocha de forma que el trazo quede irregular. Continúa con otro color, tal como se observa en la fotografía, siguiendo el mismo modus operandi. Ve añadiendo nuevos colores y repitiéndolos hasta que cubras toda la superficie del tablero. Como ves, es fácil y te quedará genial. Para terminar, aplica una capa de barniz incoloro que proteja la superficie. ¡Y, listo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *