Mesa de centro con piezas de Ikea


El diseño de la mesa que aparece en estas fotos es moderno, elegante y muy atractivo, pero no lo podréis encontrar por mucho que lo busquéis. Porque es una idea completamente original, creada a partir de varias piezas de muebles de Ikea a las que se les ha dado un uso completamente distinto. Puestas en conjunto y gracias a un sencillo trabajo de bricolaje, pleno de ingeniosos recursos, se ha creado una mesa de centro completamente original que además tiene una gran estabilidad.

Para hacer esta mesa se necesitan cuatro encimeras de mesitas Lack, una papelera cuadrada de plástico, trozos de madera maciza, tablero de DM y táblex revestido de melamina blanca, del menor grosor posible (suele tener 4 mm). También hay que disponer de un cristal templado con los bordes canteados, adhesivo de montaje, cinta de doble cara y pletinas de metal con tornillos.


¿Listos para el trabajo? Pues vamos a empezar. Primero colocaremos las encimeras de las mesas Lack boca abajo, juntándolas para formar un gran cuadrado. Se unen entre sí con adhesivo de montaje profesional y muy resistente, y para asegurar la fuerza de las uniones es recomendable colocar pletinas de metal rectangulares fijadas con tornillos cortos. Después, en el centro de la pieza pegaremos y atornillaremos también un tablero cuadrado de DM que reforzará la unión, dará estabilidad a la base y la elevará un poco sobre el suelo, creando un efecto moderno y ligero.


La papelera de plástico se debe rellenar con trozos de madera para que con su peso, proporcione a la mesa una estabilidad extra. En la foto de la izquierda veis cómo se ha rellenado con bloques, tableros y restos pegados entre sí y a las paredes interiores. Después hay que dar la vuelta al tablero que hemos hecho para la base y centrarlo sobre la papelera: para fijar ambas piezas, emplearemos tornillos largos que entrarán directamente a la madera con la que la hemos rellenado.

El paso final es pegar el cristal a la papelera con adhesivo de montaje o silicona especial para pegar espejos. No os preocupéis por que quede feo, ya que luego esta unión hay que ocultarla pegando un cuadrado de táblex revestido de melamina blanca. Se puede pegar con cinta de doble cara; también podéis usar linóleo blanco o plástico autoadhesivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *