La vuelta de las sillas retro


Seguro que estáis viendo estas fotografías y estáis pensando: “pero si en casa de mis padres había una silla como ésa…” Los modelos de sillas que veis en las imágenes son, efectivamente, clásicos de la decoración del siglo XX, aunque durante bastantes años las hemos denostado y arrojado directamente al contenedor, para cambiarlas por otras más actuales.

Hoy día eso es una lástima, ya que las sillas y butacas retro vuelven con toda su fuerza y forman parte de los ambientes más modernos y elegantes. De líneas rectas y sin pretensiones, la fuerza de su sencillez es lo que les da ese encanto tan indefinible.

Tesoros a recuperar

Los modelos que aparecen en este post son todos ellos de la firma británica Gong, que ha lanzado una línea inspirada en las sillas de los años 50. Cuatro diseños característicos que quedan igual de bien en ambientes clásicos y vanguardistas. Pero lo mejor no es comprar sillas nuevas aunque sean como las de antes, sino correr a recuperar las que todavía sobreviven en muchas casas. Si os dais una vuelta por los rastros o las zonas más chic de las ciudades, encontraréis tiendas donde este tipo de muebles se venden a precios que harían llevarse las manos a la cabeza a nuestros padres, pensando en los tesoros de los que se han desprendido…

Cómo restaurarlas


Recuperar estas sillas es bastante fácil. Primero es bueno quitarles el barniz antiguo, que seguramente estará estropeado, para dejar la madera al descubierto. Una mano de barniz satinado, un poco de lija fina y una capa de cera abrillantada dejarán la madera deslumbrante. En cuanto al tapizado, si se encuentra en buen estado no dudéis en conservarlo: la pieza tendrá más valor y su encanto ganará enteros. Pero si está deteriorado, seguro que podéis cambiarlo con facilidad con la ayuda de una pata de cabra, unas tenazas y una buena grapadora de pistola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *