Consejos para elegir el sofá perfecto

sofa-moderno
Elegir el sofá de tus sueños es más complicado de lo que parece. Hay que tener demasiadas cosas en cuenta y no hay que dejarse llevar por un flechazo, ya que el diseño no es lo único que deberíamos considerar a la hora de dar el “sí quiero”.

Para que tengas las cosas un poco más claras, he decidido compartir una serie de consejos que considero fundamentales para tomar la mejor decisión posible. ¿Te gustaría conocerlos?

Fija un presupuesto

Hay que ir a comprar un sofá sabiendo lo que uno se puede gastar. De lo contrario, corremos el riesgo de acabar gastando más de lo que nuestra economía nos permite. Sí, es verdad que no hay que escatimar con la calidad, pero tampoco hay que volverse loco. Por eso es bueno comparar muchos precios y no quedarse con uno de los sofás que nos muestra en la primera tienda que visitamos, ya sea online o de forma presencial.

Mide bien el espacio disponible

Lo siguiente que hay que hacer es tomar medidas. Coge un metro y fíjate en el espacio disponible tanto en anchura como en profundidad, ya que te puedes llevar una sorpresa muy desagradable si te compras un sofá que luego resulta ser más grande que el hueco que le está esperando en casa. De la misma forma, también hay que considerar otras medidas que solemos pasar por alto, como por ejemplo la anchura de los brazos o la altura del asiento. Puede parecer una tontería, pero no lo es en absoluto.

sofa-con-un-portatil-encima

Elige el material y el color

Sabiendo el presupuesto y las medidas, uno puede entrar en detalles que tienen que ver con el diseño. ¿Mejor de tela o de piel? ¿Es importante que sea lavable? ¿De qué color lo quiero? Responde a esas preguntas y llegarás al sofá ideal. Sobre el color, es bueno que vaya en la misma línea que el resto de la decoración del salón, a menos que quieras que el sofá sea el gran protagonista, la pieza que destaca por encima de las demás tanto por tamaño como por color.

Pruébalo

Cuando ya hay dos o tres diseños que encajan por todo lo descrito anteriormente, falta lo que en mi opinión es más importante: que sea cómodo. De nada servirá que sea bonito y que tenga las dimensiones exactas si no vas a poder disfrutar de un plan de peli y pizza por incomodidad. Prúebalo todas las veces que sea necesario antes de dedicirte. Piensa que te acompañará durante muchos años, y que no solo será tu compañero de películas y series, sino que también te acompañará en tus cabezaditas de media tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *