Asiento fabricado con corcho


Un total de 2.500 botellas de vino y champán han servido para que el asiento que podéis ver en imágenes sea una realidad. Puede servir tanto de puf como de taburete y está fabricado con corcho, gracias a los tapones que de esas botellas se han extraído una vez se han utilizado. Eso sí, vigilad no os vayáis a taponar el culo.

Tiene un diámetro de 48,3 cm y una altura de 78,7 cm. Los tapones de corcho van colocados dentro de una malla de color negro que evita que puedan salirse pero que los dejan a la vista. Si os interesa, tengo que deciros que lo encontraréis en shop.gessato.com a un precio un tanto prohibitivo, pues la broma cuesta 980 dólares (unos 716 euros al tipo de cambio actual).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *