Un sofá inspirado en las nubes


Este fantástico sofá parece sacado de una película de los años 70 o de una fantasía infantil. Y la verdad es que tiene mucha relación con el mundo de los niños, ya que efectivamente su diseño se inspira en las nubes… pero de golosina. Esos blandos dulces que en inglés se conocen como marshmallows, y que tanto hemos disfrutado todos en nuestra infancia.

Sin embargo, elsofá no está diseñado para habitaciones infantiles sino para que todo el mundo lo disfrute: mayores y pequeños. Su nombre es sofá O’Keefe y su autor, el diseñador japonés Kei Harada, que a la hora de realizarlo se hizo a sí mismo esta pregunta: “¿Qué forma invitaría a una persona a sentarse encima?”

Las flores de Georgia


El nombre del sofá, O’Keefe, es un homenaje a la pintora norteamericana Georgia O’Keefe, cuyos famosos cuadros de flores parecen haber inspirado también a Harada en la creación de su diseño. El sofá está realizado a base de formas bulbosas, independientes pero discretamente ensambladas entre sí mediante marcos de madera que permanecen invisibles. Los volúmenes son de espuma de poliuretano y están recubiertos de una tela agradable y flexible. Su espectacular configuración nos invita a arrojarnos sobre ellas, y también a trepar y a explorar sus posibilidades lúdicas.

Una invitación a explorar


El sofá se mostró por primera vez el año pasado, en la Designers Week 2012 celebrada en Tokio. Con respecto a su creación, el diseñador Kei Harada comentó que aunque no es una pieza específica para niños, sí tiene la impresión de que son precisamente los más pequeños quienes mejor comprenden su intención: introducir movimiento a lo que por lo general se considera una pieza de descanso estático. Así, el sofá se convierte en un fascinante campo de exploración y de diversión, para escalar, descansar, saltar… Y soñar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *