Tokyo, una mesa que se come las revistas

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Los muebles más sencillos y prácticos suelen ser también los más bonitos, y los que más años duran sin pasarse de moda. Si además combinan un buen diseño con un toque de sentido del humor, entonces pasan a convertirse en iconos del interiorismo. Precisamente la mesa Tokyo, que podéis ver en estas imágenes, lleva camino de pasar a ser uno de estos iconos por su excelente diseño y concepción.

Realizada en madera natural, una tendencia que (como habréis podido ver en mi anterior post) está subiendo como la espuma, Tokyo es una creación del diseñador canadiense Loïc Bard. Perfecta para ambientes minimalistas y elegantes, esta mesa de centro llamará la atención en cualquier salón.

Encimera sobre tres patas


La mesa es bien sencilla: está formada por una encimera con forma redonda que ha sido ligeramente deformada para crear una abertura en el canto. La abertura simula una “boca” destinada a tragarse las revistas y mantenerlas siempre al alcance del usuario, fuera de la vista y convenientemente ordenadas. También tiene cabida para libros estrechos o DVDs. La encimera se apoya sobre tres patas en forma de cono invertido, inspiradas en los típicos muebles de los años 50-60. De esta manera, la mesa Tokyo incluye también un toque retro de plena actualidad.

Inspiración nipona

El mueble está fabricado en arce blanqueado, y su creador comenta que diseñó la mesa durante un invierno que pasó en Montreal, inspirándose en los recuerdos que atesoraba de un viaje que hizo a Japón cuando era niño. “Imaginé esta mesa de centro al recordar la sobria atmósfera, la simplicidad de los utensilios y el rústico ambiente que rodean a la ceremonia del té”. Además de reunir todos estos elementos, como os comentaba la mesa Tokyo también hace un original guiño a los amables “monstruos” de la infancia, con su enorme boca destinada a mantener revistas y libros en orden y concierto… Fuera de la vista y bien guardados en su interior.

Fotografías: Andy Long Hoang.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *