Muebles ebonizados: así se hacen


El acabado ebonizado, como su propio nombre indica, está inspirado en la bella madera de ébano. Los muebles de ébano siempre han sido considerados un artículo de lujo por la elegancia y el atractivo del acabado de esta especie, de un tono oscurísimo que en muchas ocasiones linda con el negro. Dar un tono similar al de esta madera a muebles realizados con otras menos valiosas es posible; y si no nos animamos con un mueble grande, también podemos hacerlo con complementos de menor tamaño como pequeños armarios, baldas, percheros o cajas.

Para conseguir un acabado ebonizado sobre un mueble de madera en bruto necesitarás anilina negra al agua, tapaporos, disolvente nitro, óleo negro, barniz sintético satinado incoloro, aguarrás, lanilla de acero y cera incolora.

El mueble a trabajar deberá ser de madera (aunque también te puede servir si es de contrachapado o aglomerado chapado en madera natural sin barnizar). Mezcla la anilina negra con agua caliente, en una proporción de un sobre de anilina y medio litro de agua. Remueve bien y filtra el tinte con una media. Aplícalo sobre la madera con una brocha plana de buena calidad y en el sentido de la veta; también lo puedes hacer con una esponja. Deja secar y da otra mano. Cuando esté seca, frota la superficie con lanilla de acero en el sentido de la veta.

Mezcla el tapaporos con el disolvente al 50% (utiliza mascarilla cuando manejes estos productos). Aplica la mezcla sobre la madera teñida de negro en el sentido de la veta, extendiendo muy bien el producto. Cuando esté seco, vuelve a pulir la superficie con la lanilla; quita el polvo. Mezcla el barniz satinado (una lata de 750 ml) con el tubo de óleo y un chorro de aguarrás; remueve bien y filtra la mezcla con una media. Aplica una mano de este producto a la madera con una brocha plana y de buena calidad, extendiendo muy bien y en el sentido de la veta.

Vuelve a pulir la superficie con la lanilla. Hazte una muñequilla con una tela de camiseta de algodón y algodón hidrófilo, envolviendo una bola de éste con la tela. Moja la muñequilla en el barniz negro y aplícalo haciendo círculos y eses, poco a poco y por todo el mueble. Cuando la muñequilla se pegue, añade un poco de aguarrás y de vez en cuando, cárgala con más barniz. Deja secar, pule con la lanilla y repite la operación. Cuando la madera adquiera suficiente color negro y brillo, deja que se seque bien y frota con la lanilla por última vez. Termina aplicando una mano de cera incolora y sacando brillo al mueble transcurrida una hora.

4 comentarios

  1. Gracias! Ahora podré crear mi mueble negro para mi piano digital y que luzca como un hermoso piano negro de pared!
    Hermoso post!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *