Mesilla reciclada: hazla tú mismo


Esta mesilla, rústica y moderna al mismo tiempo, es un auténtico must anti-crisis. ¿Por qué? Porque hacerla no nos ha costado ni diez euros… Su diseño minimalista y su acabado en madera oscura no pasan de moda, y es tan atractiva que se convertirá en la protagonista de tu dormitorio.

Más aún, si la “repites” al otro lado de la cama y creas una elegante pareja de mesitas de noche recicladas por ti. Para construirlas no necesitarás nada más que tres cajas de vino de madera por mesita, un barniz de poro abierto color nogal, una brocha, un trapo y lanilla de acero. ¿Estás listo para una sesión de brico-reciclaje?

Cajas de vino de madera


La idea es encontrar cajas del mismo tamaño y altura para crear la sensación de “mueble de cajones”. Búscalas en tiendas de vinos, supermercados, tiendas gourmet… Si eres un amante de los buenos caldos, quizás tengas algunas guardadas esperando la ocasión de formar parte de la decoración de tu casa. Pues no lo dudes: el momento ha llegado. Empieza el trabajo lijando suavemente la madera con lija de grano medio, para eliminar las astillas y restos de cola que pueda tener la madera. Vigila también que las cajas no tengan clavos o grapas que puedan causar accidentes; si los hay, no dudes en retirarlos y rellenar los agujeros con masilla para madera color nogal.

Acabado con barniz de poro abierto

Aplica el barniz de poro abierto sobre la madera, utilizando una brocha plana y ancha de buena calidad. Si retiras el producto con un trapo nada más aplicarlo, la veta quedará más clara. Puedes “ensayar” en el interior de las cajas para ver qué resultado te gusta más, y aplicar una o más capas de barniz. Este barniz da color y protege la madera, pero no deja película exterior: el acabado será mate y rústico. Cuando esté seco, frota la madera con lanilla de acero nº 0000 para afinarla, ya que la superficie se habrá “levantado” y estará rugosa. Si quieres, puedes rematar tu obra aplicando una mano de cera incolora a la madera y sacándole brillo al de una hora. Coloca las cajas unas encima de otras… ¡Y mesilla conseguida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *