Una silla que crece y que cambia


El diseño holandés es sin duda uno de los mejores del mundo, sobre todo en lo que respecta a mobiliario inteligente, atractivo y funcional. Reinier de Jong es uno de los creadores más prestigiosos de este país, y lo es por algo: por su imaginación y habilidad a la hora de diseñar los muebles más interesantes.

De Jong no nos da descanso y de su fructífera mente ha surgido recientemente una nueva creación. Se llama Keer y, aunque se considera una “silla” en realidad es mucho más que eso: es un elemento modular, que permite crear asientos con un tamaño que puede llegar hasta el infinito…

Unidades de 20 cm de ancho


Keer es el nombre de una unidad de mobiliario llena de versatilidad, que además de permitir un crecimiento mediante el añadido de módulos, también ofrece la posibilidad de emplear cada módulo en tres posiciones diferentes: como taburete, como silla y como tumbona. Realizadas en polietileno de color, cada pieza es extremadamente ligera y tiene tan solo 20 centímetros de ancho. Pero además de poder colocar cada unidad en tres posiciones distintas (en la foto de apertura podéis ver dos de ellas), lo más interesante de Keer es la forma en la que se pueden ensamblar dichas unidades para crear asientos más anchos.

Se unen mediante imanes


Y es que las piezas llevan imanes encastrados en la superficie plástica, que cuando entran en contacto con los imanes de las unidades próximas se aferran a ellos para formar un sólido conjunto. Para crear un taburete se puede emplear una sola pieza; para una silla, se recomienda utilizar dos unidades, mientras que con tres ya podemos crear una agradable tumbona. Y con más piezas podremos disfrutar de un banco corrido… Podéis ver y comprar las unidades para formar la silla Keer en la página web de Reinier de Jong: atención a su precio, porque cada pieza solo cuesta 169 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *