Una cocina a partir de una mesita

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Llegan las Navidades y quien más, quien menos se está rompiendo la cabeza con los regalos y los juguetes de los niños. La verdad es que entre la crisis y la cantidad de cosas que tiramos a la basura, merece la pena detenerse un poco a reflexionar si realmente merece la pena ese dispendio. Porque es posible hacer nosotros mismos juguetes tan bonitos como la cocinita que podéis ver en estas fotos, que casi parece de verdad.

Este precioso juguete se ha realizado reciclando una vieja mesilla de madera pasada de moda. Si no tenéis una igual, da lo mismo: podéis emplear cualquier mesita de noche, a la que solo tendréis que retirarle los cajones. Un poco de pintura, unos cuantos complementos y… ¡Listo! Un juguete precioso que además de ser muy divertido, también servirá para decorar.

De mesilla a cocinita


Como puedes ver en esta foto, la mesita es de madera de lo más corriente. Si la tuya está barnizada o es de melamina, no te preocupes: líjala un poco y luego aplícale una mano de selladora sintética con rodillo para que la pintura agarre bien. Para nuestra cocina hemos escogido un alegre color verde combinado con el naranja de la cortina frontal. Antes de pintarla, haz el agujero para el “fregadero” en la encimera. Pega con silicona un recipiente de metal para comida para perros, que simulará de maravilla la pila. El grifo está pegado sobre un cilindro de madera (una lata hará el mismo efecto) y atornillado fuertemente a la encimera.

Como las de verdad


Como ves en esta foto, los “fogones” son simples tapas de metal. Las puedes obtener de botes de cacao en polvo o de conservas. Pégalas con adhesivo de montaje o silicona, pero antes pinta toda la mesita con esmalte acrílico del color que quieras. Los mandos son auténticos mandos de horno, comprados en una tienda de recambios.


Termina decorando la cocinita con una cortina de tela de alegres colores, que puedes colgar de un cordón grapado a ambos lados del hueco. En un lateral hemos pintado una pizarra con pintura especial, y para decorar el mueble hemos utilizado un sticker de setas. Deja volar la imaginación…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *