Muebles de exterior: cuidados


Los muebles de exterior sufren muchas más agresiones que los que empleamos dentro de las casas. Esto es algo lógico: están expuestos a la intemperie y se mojan con la lluvia y los riegos; los materiales se dilatan y contraen con los cambios de temperatura; se manchan con el barro, y se golpean con los constantes desplazamientos, las ramas de los árboles y arbustos, las piedras… Por esta razón, este tipo de muebles se fabrican siempre en materiales especialmente resistentes a dichas condiciones: maderas tropicales, hierro forjado, metales (con o sin lacados), acero inoxidable y plástico.

Sin embargo, a pesar de su resistencia estos materiales también requieren unos cuidados específicos para que los muebles aguanten bien durante muchos años. Te lo contamos a continución.


– Maderas tropicales: teca, elondo, balau, iroko… Son muy bonitas y resistentes, pero necesitan atenciones. Seca bien los muebles cuando se mojen con la lluvia y los riegos, y procura mantenerlos a cubierto. Si no es posible, recógelos cuando termine la temporada y guárdalos hasta la siguiente. Dos veces al año, lija suavemente la madera y aplica un aceite de teca o especial para maderas tropicales: conservarás su brillo y su intenso color dorado. En las fotos, silla Bridget de la colección de Unopiù y un kit de mantenimiento de muebles de madera de la misma marca.

– Metal: los metales basta con secarlos de vez en cuando, así como los lacados. El hierro forjado ni siquiera requiere esa precaución. Sin embargo, si vemos que aparecen zonas oxidadas, es necesario frotarlas con un cepillo de cerdas de metal y aplicar una pintura de tipo DTM (directa al metal), cubriendo si es necesario todo el mueble de nuevo.

– Plástico: los plásticos aguantan bien la lluvia, pero al final suelen terminar por degradarse y perder su brillo. Existen productos especiales para renovarlos, a la venta en centros de bricolaje (por ejemplo, los de la casa Pentol Española). Si te preocupas de secar los muebles y mantenerlos a cubierto durante el otoño y el invierno, te durarán mucho más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *