Guía para hacer un armario empotrado

armario-empotrado
Cuando a uno le surgen problemas de almacenamiento, algo que es bastante habitual en cualquier hogar, hay que ponerse manos a la obra para buscar soluciones como la que te proponemos en este artículo. Se trata de ampliar el espacio disponible gracias a un armario empotrado, ya que puede ir justo en el fondo de una habitación, en un rincón entre dos paredes, en un hueco justo debajo de una escalera… No son pocas las opciones disponibles.

A continuación vamos a ayudarte a crear tu propio armario empotrado paso a paso. ¿Te apetece saber cómo?

¿Dónde lo vas a colocar?

Lo primero que debes tener claro es dónde va a ir el armario empotrado, ya que en función de eso sabrás cuánto espacio tendrás disponible y qué podrá incluir dicho armario, ya que existen complementos muy interesantes como por ejemplo los zapateros extensibles.

Cuando lo sepas, piensa bien en el tipo de puertas que quieres para el armario, ya que debe haber espacio suficiente para abrirlas sin problemas. A menos que sea de puertas correderas, tendrás que dejar un espacio mínimo de 60 centímetros de distancia entre las puertas y el resto de elementos de la habitación para poder abrir las puertas abatibles o plegables con facilidad.

Toma medidas

El siguiente paso no es otro que el de tomar medidas del espacio en el que vas a colocar el armario empotrado. Lo más recomendable es que dejes como mínimo dos centímetros de distancia a cada lado, ya que de esta forma podrás corregir cualquier error que hayas podido cometer durante la instalación del armario empotrado. Además, siempre hay que tener en cuenta la utilización de herrajes para muebles.

armario-empotrado

Crea un cerco de madera

Cuando ya tengas las medidas, crea un cerco de madera que se encargará de cubrir el perímetro del frontal del armario. Además, también te servirá de guía para calcular los huecos de los módulos. Para hacerlo correctamente, debes asegurarte de que los listones de madera empleados están bien alineados y nivelados, para lo que es muy recomendable utilizar un nivel.

Encola y coloca listones

Los listones de madera hay que encolarlos bien para que al colocarlos queden bien ensamblados. Piensa que formarán parte de la base del armario empotrado, por lo que deben quedar a la misma altura que el cerco de madera del que hemos hablado en el punto anterior.

Módulos roperos

Una vez llegado a este punto, ya estás en disposición de dar vida a los módulos roperos que quieres tener en el armario. Es importante que protejas bien el suelo y que empieces a trabajar en ellos en la misma habitación, especialmente si son módulos que están hechos a medida. Se recomienda utilizar una escuadra metálica para asegurarse de que las paredes del módulo han quedado escuadradas. Cuando lo hayas hecho, prepara un tablero para la parte trasera que servirá para reforzar la estructura.

Coloca los módulos

Cuando ya tengas los módulos hechos, encárgate de colocar cada uno en su hueco y prepárate para construir los módulos para las baldas en función de tus necesidades. Lo habitual suele ser colocar baldas para la ropa que va doblada, una barra para lo que quieras colgar… Una vez más, asegúrate de que todo está bien nivelado para no cometer ningún error antes de colocar y atornillar cada una de las baldas.

armario-empotrado

El ajuste final de los módulos

Cuando hayas colocado los módulos y se vean más o menos bien, lo más probable es que tengas que acabar de ajustarlos para que queden de la mejor forma posible. En ese sentido, es buena idea unirlos también al cerco de madera. Cuando lo hayas hecho, debes atornillar los módulos entre sí en diferentes puntos y colocar tapas para que no se vean las cabezas de los tornillos.

Rellena los huecos

Lo más probable es que veas algunos huecos entre los módulos del armario y las paredes. Lo mejor que puedes hacer es rellenarlos con espuma de poliuretano, ya que de esta forma el mueble quedará completamente fijado y evitarás que se genere suciedad.

Puertas correderas y frontales

Para terminar con la instalación del mueble empotrado, deberás colocar las guías de las puertas correderas con sus respectivos embellecedores en los laterales, que a su vez servirán de tope de las puertas. Lo siguiente será colocar los frontales asegurándose de que las puertas correderas encajan en los raíles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.