Cómoda metalizada: hazla tú mismo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La cómoda de estilo bombeé que veis en la imagen de la izquierda se adquirió en una tienda como saldo, ya que la pintura que llevaba se desprendía por algunas zonas. Así que a través de un atractivo trabajo de reciclaje, se decidió convertirla en un moderno mueble metalizado, con un resultado tan bonito como el que veis en la foto de la derecha. ¿No es espectacular?

Además, el acabado está hecho con pan de plata falso en lugar de utilizar una pintura metálica. El resultado es mucho más fino y elegante, gracias a una técnica que puedes usar para otros objetos. Toma nota del proceso:

Aplicar el mixtión


En la foto de la derecha podéis ver cómo quedó la cómoda tras decaparla. Hubo que hacerlo porque como os he comentado, la pintura se estaba desprendiendo; pero si la superficie del mueble que vayáis a reciclar está en buen estado bastará con que lo limpiéis a fondo con un paño y alcohol de quemar. Después hay que ir aplicando un producto llamado mixtión sobre el mueble, en paños de unos 30 cm de lado. Este producto es un barniz adhesivo que sirve para pegar el pan de plata; una vez extendido, esperad el tiempo que indique el envase hasta que esté “mordiente” (pegajoso).

El pan de plata


Las hojas de pan de plata son muy finas y se rompen con facilidad. Para cogerlas bien podéis usar una brocha especial que se llama polonesa, o también mancharos los dedos con un poco de talco y cogerlas por las esquinas. Intentad pegarlas enteras sobre la madera, y luego presionadlas con una de las hojas color salmón del cuadernillo. Cuando hayáis cubierto toda la superficie del mueble, dejadlo secar hasta el día siguiente y pasad una brocha suave o frotad con un algodón hasta eliminar las virutas. Para terminar, solo queda proteger el acabado con un barniz acrílico satinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *