Pros y contras de las mesas de pared

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Las mesas de pared están cada vez más de moda por eso de los problemas que plantea la falta de espacio en los pisos que se construyen hoy en día. Muchas familias deciden recurrir a ellas a la desesperada, lo cual en ocasiones es un acierto, aunque no todo es tan bonito como podríamos pensar a primera vista.

No hace falta decir que su principal virtud es la flexibilidad que aporta. No ocupa espacio cuando está plegada y puede servir de apoyo en la cocina o en otra parte de la casa cuando la necesitamos. Sin embargo, también tiene una serie de inconvenientes que conviene tener muy presentes antes de iniciar el proceso de compra:

– Está ubicada en la pared y no se puede mover, no se puede cambiar su ubicación como sí se puede hacer con las mesas de cuatro patas de toda la vida.
– Si los asientos están también unidos a la pared, todavía se complica más el problema. Las sillas suelen servir para solucionarnos la papeleta cuando vienen muchos invitados a casa y hay que organizar una comida en el comedor. Si las sillas forman parte del conjunto y están pegadas a la pared, será imposible contar con ellas.

¿Qué solución es la que os propongo? Pues muy fácil, comprar una mesa pequeña que ocupe poco espacio y que vaya acompañado de unos taburetes que se puedan ocultar bajo ella. De esa forma resolveréis los inconvenientes de las mesas de pared cumpliendo con las necesidades que os hayan surgido.

Mesas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *