Mecedora Ruby, inspirada en el cuerpo


Inquietante, vanguardista, extraña, cómoda… La mecedora Ruby no es un mueble al uso, y creo que en eso estamos todos de acuerdo. Parece sacada de la mismísima nave Nostromo, donde Alien le hizo la vida imposible a la teniente Ripley, pero en realidad ha salido del creativo cerebro del diseñador iraní Pouyan Mokhtarani, que en el año 2008 decidió realizar una mecedora que supusiera un auténtico descanso ergonómico al tiempo que causara un impacto visual intenso con su diseño.

Así nació la mecedora Ruby, que fue un éxito inmediato y apareció reflejada y comentada en las páginas de las revistas de decoración más prestigiosas. Cuatro años después, su diseño no ha perdido un ápice de interés.

Además de ser visualmente atractiva y rompedora, la mecedora Ruby (o Ruby Rocking Chair, su nombre completo) está equipada con dos cojines llenos de líquido justo en el asiento, destinados a distribuir la presión ejercida sobre la zona por el cuerpo, pero también a aminorar la temperatura en los puntos de presión para evitar que el usuario sude. Aparte de esta investigación en pos de la comodidad y la ergonomía, el sorprendente diseño de Ruby nos llama la atención por su curiosa cualidad orgánica: parece el esqueleto de algún animal del futuro.


Según el propio diseñador, Ruby no es una mecedora corriente (de eso ya nos habíamos dado cuenta…), sino que es la primera en su especie que “parece formar parte de tu cuerpo”. Mokhtarani también dice que está diseñada para aportar el máximo nivel de comodidad y libertad, a la hora de descansar. “Pruébala, y te sentirás como el amo del mundo”, asegura. Sin ir tan lejos, no cabe duda de que la Ruby Rocking Chair es un diseño revolucionario y futurista, que combina eficazmente comodidad y atractivo estético. Quizás es un poco demasiado atrevida para el gusto convencional, pero (y seguro que Mokhtarani estaría de acuerdo) ya se sabe: el futuro es de los valientes.

Mecedoras,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *