Decorar muebles con chapas naturales

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La técnica del chapado de madera tiene siglos de antigüedad. En realidad, es un sistema que se inventó para “dar el pego”: para que los muebles realizados con maderas más baratas, de peor calidad, luciesen tan bellos como los que se fabricaban con maderas nobles. Con el tiempo la técnica se desarrolló hasta alcanzar cotas espectaculares, incluyendo complicadas marqueterías, taraceas o combinaciones de chapas simétricas.

Renovar los muebles con chapas de madera no es fácil, pero cuando se consigue dominar la técnica se pueden lograr resultados fantásticos. ¿Queréis saber cómo se hace?

Superficies limpias y planas


En primer lugar, os aconsejo que escojáis muebles lisos y con superficies planas. Los restos de pintura, barniz o viejas chapas han de eliminarse a fondo para que el nuevo revestimiento quede perfectamente pegado. Siempre es buena idea ensayar la técnica sobre trozos de tabla para aprender a dominarla antes de meterse con un mueble. Las chapas de madera las encontraréis en carpinterías y centros de bricolaje, y tenéis a vuestro alcance una gran cantidad de variedades para escoger: roble, caoba, nogal, raíces…

Distintas técnicas


La chapa de nogal es una de las que mejor resultado ofrecen para esta técnica. Su veta no tiende a abrirse y es una madera compacta, con un precioso color pardo negruzco. El chapado puede hacerse con cola animal (cola de conejo; es la técnica clásica, pero hoy día apenas se realiza), cola de contacto (mejor para piezas pequeñas. Hay que tener cuidado, porque una vez pegada la chapa no podrá volverse a mover) y cola blanca, la más adecuada.

Chapado con cola blanca

La cola se extiende sobre el soporte a chapar con una espátula, cubriendo toda la superficie. Luego se coloca encima la chapa, con la parte cóncava hacia abajo, y se fija presionando con un martillo de chapar hasta que quede perfectamente fijada. Después hay que colocar un papel de seda sobre la madera y cubrirlo con una tabla, que presionaremos con sargentos durante 12 horas. Por último hay que cortar los bordes, lijar a fondo la chapa y barnizar.

Bricolaje,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *