Cómo eliminar la carcoma de los muebles

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Quien más, quien menos ha tenido alguna vez un mueble con carcoma. Los muebles de madera antiguos, sobre todo los que compramos en rastros o desembalajes (o los que han estado largo tiempo en sótanos y trasteros), pueden llevar el ataque de este diminuto y destructor coleóptero, y si no lo atajamos al tiempo corremos el riesgo de que se extienda a otros elementos de madera de la casa.

Erradicar la carcoma no es complicado, sobre todo si lo hacemos en primavera. Es la época de reproducción de los insectos y es también el mejor momento para eliminar su nefasta presencia de los muebles, y evitar que éstos terminen como un colador.

El serrín, indicativo de carcoma

En primer lugar, para saber si la carcoma de un mueble está activa o ya ha desaparecido hay que fijarse en los agujeritos. Si son de color claro es que las larvas (son las que se comen la madera, y nacen de huevos que los insectos ponen en los muebles después del apareamiento) están en pleno proceso de crecimiento, alimentándose de la celulosa y creando los canales y agujeros. También es habitual ver serrín caer del mueble, y en casos de ataque fuerte, por las noches es posible escuchar el sonido que hacen las larvas al roer la madera.

Inyectar y precintar


El proceso de desinsección es el siguiente. En primer lugar, hay que colocar los muebles en lugares secos y soleados; la oscuridad y la humedad favorecen la presencia de la carcoma. Inyectaremos un líquido matacarcomas con jeringuilla en todos los agujeritos, secando de inmediato los goterones con un paño. Las partes no visibles (traseras o cajones) se pueden “pintar” también con brocha y el mismo líquido.

Después hay que envolver el mueble en plástico resistente, cerrándolo bien con cinta adhesiva. Antes de cerrarlo del todo introduciremos algodones mojados en el mismo líquido para que suelten los vapores. Transcurrido un mes, podremos desenvolver el mueble y esperar unos días para verificar el resultado. ¡Lo normal es que la carcoma haya desaparecido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *