Asientos tapizados: renuévalos


Los asientos tapizados de las sillas suelen perder con los años su comodidad. Las telas envejecen y pasan de moda, la gomaespuma y las cinchas se estropean… Y llevar los muebles a tapizar, ya se sabe, supone un importante desembolso. Si te animas a comprarte una buena grapadora de pistola, podrás tapizar tú mismo las sillas y renovar también aquéllas que tengan asiento de madera, convirtiéndolas en mullidos modelos de plena actualidad.

Para renovar asientos tapizados, necesitarás una grapadora de pistola (mejor eléctrica y de batería, como la de la imagen),grapas, tela, gomaespuma de densidad media y unos 15 mm de grosor, tablero de aglomerado o DM de 12 mm de grosor, sierra de calar, lija de grano medio y pegamento de contacto.

– En primer lugar, si la silla estaba ya tapizada, retira las cinchas y el relleno y deséchalos. Dibuja en el DM el contorno del asiento de la silla con dos o tres milímetros menos, ya que tendrás que meter la tela. Siérralo con sierra de calar y lija los bordes para afinarlos. Corta la gomaespuma con un cúter mojado en agua caliente, siguiendo la forma de la tabla. Pégala sobre el asiento con el pegamento de contacto, y dale forma redondeada en las esquinas con el cúter para facilitar el tapizado.

– Corta la tela, de forma que sobre suficiente por los lados como para graparla al tablero. Coloca el tablero con la gomaespuma boca abajo, con la parte vista de la madera hacia arriba. Empieza a grapar la tela doblándola hacia dentro, desde el centro de cada lado hacia las esquinas. Deja éstas para el final; tendrás que recortarlas con cuidado e ir grapándolas para darles forma redondeada. Hazte con una pata de cabra de tapicero (a la venta en tiendas de material de tapicería) para extraer las grapas que no estén bien colocadas con facilidad.

– Ya puedes colocar el asiento en su sitio. Inmovilízalo con unas escuadras en L y tornillos. Si la silla tiene asiento de madera, simplemente coloca el nuevo asiento encima y atorníllalo o clávalo por debajo para que no se mueva.

Foto: Cortesía de Robert Bosch.

Bricolaje, Sillas,
>

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *