Espejo vintage con forma de sol
Hace unas décadas se pusieron de moda los espejos redondos con marcos en forma de sol. Los rayos de estos marcos salían de la luna central, formando elementos que más que una función práctica tenían un cometido puramente decorativo. Como tantas piezas de moda en los años 70 y 80, estos espejos después cayeron en desgracia pero hoy día son codiciadas piezas que alcanzan altos precios en rastros y tiendas de objetos antiguos.

Si te gustan los espejos vintage como el de la izquierda, te propongo que te construyas tu propio espejo en forma de sol y consigas un resultado tan bonito como el de la derecha. Después puedes darle un acabado en blanco decapado, en oro viejo… O dejarlo tal cual.

Construir el espejo, paso a paso

Espejo vintage con forma de sol
Para hacer este espejo con forma de sol se emplearon unas estacas de madera recicladas de un jardín. Si no tienes algo similar, puedes usar tablas recuperadas de palets y cortadas en punta con la sierra de calar, o bien comprar listones de madera y darles la forma que más te guste. Lo que también vas a necesitar es una luna de espejo redonda del tamaño que quieras, un tablero de contrachapado de 25 mm de grosor más grande que la luna y adhesivo de montaje.

Corta las piezas todas de la misma longitud, y sierra un círculo en el tablero de contrachapado que sobresalga por lo menos 5 centímetros por el exterior de la luna. Pega la luna al tablero de contrachapado (por supuesto, con la cara de espejo hacia fuera) de forma que quede centrada y que el borde del tablero sea regular. Será en este borde en el que tendrás que ir pegando las piezas que formarán los rayos de tu espejo-sol, usando adhesivo de montaje transparente. Para colgar el espejo de la pared, emplea unas hembrillas (una a cada lado) y escarpias con tacos de expansión. Si quieres más ideas para escoger tu propio espejo con forma de sol, aquí tienes unas cuantas, a cada cual más original.