Botellero hecho con palets
No me puedo resistir: cada cierto tiempo me gusta mostrar en el blog un mueble hecho con palets de obra. ¿Por qué me resultan tan fascinantes estos diseños? Pues porque son baratísimos (casi gratis), rústicos, cómodos y prácticos. Y muy bonitos. A este paso, va a llegar un momento en el que los palets serán tan caros como cualquier otro material de bricolaje, dado el éxito que tienen entre los fanáticos del reciclaje…

En esta ocasión el mueble que os traigo es un botellero que se ha instalado tras la barra de un bar. Fue la forma más económica que encontraron sus propietarios para equipar la zona con un práctico sistema de almacenaje, que de otra manera les habría salido bastante caro.

Aunque la idea está destinada, como os comentaba, a un bar, el sistema es aplicable a cualquier estancia: la cocina, la despensa, el garaje… E incluso, si sois atrevidos y os gusta el estilo industrial chic, al salón. Para crear este interesante mueble de almacenaje, a los palets se les añadieron algunas tablas en su parte superior obtenidas de otros palets, tras desmontarlos y quitarles los clavos. De esta manera, las improvisadas baldas ofrecen una superficie continua para que las botellas no se cuelen por las aberturas.

Los palets pueden dejarse tal cual, ya que su madera está ya habituada a los “malos tratos” y aguanta lo que le echen. En este caso se optó por barnizar algunas tablas y dejar otras en madera limpia para crear un atractivo contraste. Sin embargo, siempre es una buena medida aplicar algún barniz protector incoloro a las partes vistas para que el mueble siga aguantando muchos años en perfecto estado. Si las tablas muestran letras impresas, números o etiquetas, no dudéis en conservarlos: le aportarán al mueble un toque de autenticidad imposible de imitar.